The wishlist name can't be left blank

Belleza e higiene

Filtros
Filtrar por:
Fijar Dirección Descendente
Fijar Dirección Descendente

Productos de belleza e higiene para todo tipo de pieles

El aseo personal es un hábito saludable que debe practicarse con productos de buena calidad. ¿Cómo mantener una buena higiene personal?

  • Piel limpia e hidratada. A partir de la adolescencia la ducha diaria es imprescindible, siendo básico el uso de jabones y geles que no contengan excesivos componentes químicos. La temperatura a la que pongamos el agua también será vital, evitar las altas temperaturas ayudarán a prevenir piel seca o dermatitis atópica. La utilización de cremas corporales tras la ducha potenciarán la hidratación, así como el empleo de cremas para determinadas zonas del cuerpo o tratamientos corporales específicos: crema de manos o pies, anticelulíticos, etc.
  • Higiene bucal correcta. La aparición de caries, mal aliento, pérdida de dientes u otras enfermedades se debe a una mala higiene. Cepillarse los dientes tras cada comida es determinante como hábito saludable y utilizar la pasta dentífrica correcta también. Para optimizar al máximo la higiene bucal es aconsejable utilizar seda dental y enjuagues bucales.
  • Afeitado y depilación. El lavado de la zona a tratar es primordial antes de comenzar cualquier acción de afeitado o depilación, así como el post tratamiento, hidratando correctamente la zona en cuestión. La utilización de cuchillas en buen estado es primordial ya sea para cuidado masculino como femenino, así como no estirar demasiado su uso en el tiempo ya que puede tener efectos adversos. Lo mismo sucede en cuanto a ceras y otros productos depilatorios, ya que es habitual creer que no existe caducidad y se realiza su uso fuera de las fechas recomendadas, algo que deberá evitarse si queremos prevenir problemas en la piel.
  • Higiene íntima adecuada. Este tipo de cuidado evitará el mal olor y posibles infecciones que afectan sobre todo a las mujeres, por lo que existen productos íntimos que ayudarán a realizar una limpieza correcta. El lavado y secado de nuestras partes íntimas debe ser adecuada, y no excesiva, por lo que no es conveniente realizarla más de dos veces al día.